Hombres de carácter Versículos bíblicos

25 versículos bíblicos que cada marido debería conocer

Escrito por Aisha

Hay bastantes versículos bíblicos que nos hablan sobre el matrimonio. Algunos son específicos para los maridos y otros están reservados particularmente para las mujeres.

“Mi pueblo perece por falta de conocimiento” dice el Señor Óseas 4:6. Demasiados matrimonios se destruyen porque nos falta conocimiento. Demasiados matrimonios se destrozan porque ignoramos los principios divinos que facilitan su buen funcionamiento.

Hoy, tengo en el corazón, el compartir con ustedes 25 versículos bíblicos que ponen en evidencia principios importantes que cada marido debería saber y aplicar en su matrimonio.

¡Excelente meditación!

25 Versículos Bíblicos que cada marido debería conocer

Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo. ( 1 de Pedro 3:7 )

Sobre el amor

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido. (Efesios 5:25 – 30,33)

Esposos, amen a sus esposas y no sean duros con ellas. (Colosenses 3:19)

Sobre el liderazgo del esposo en la casa

Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. (Efesios 5:23)

Sobre la fidelidad a la mujer de su juventud

Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud, Como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, Y en su amor recréate siempre. (Proverbios 5 18 – 19)

Tu estatura es semejante a la palma, y tus pechos a los racimos! Yo dije: Subiré a la palmera, asiré sus frutos. ¡Sean tus pechos como racimos de la vid, el perfume de tu aliento como manzanas,y tu paladar como el buen vino, que se entra a mi amado suavemente, y hace hablar los labios de los que duermen. Yo soy de mi amado, y su deseo tiende hacia mí. Ven, amado mío, salgamos al campo, pasemos la noche en las aldeas. Levantémonos temprano y vayamos a las viñas; Veamos si la vid ha brotado, Si se han abierto sus flores, Y si han florecido los granados. Allí te entregaré mi amor. (Cantares 7: 7 – 12)

Hice pacto con mis ojos;  ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen? (Job 31:1 )

Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. (Mateo 5:28) 

Pero el que se enreda con la mujer de otro comete la peor estupidez: busca golpes, encuentra vergüenzas, ¡y acaba perdiendo la vida! (Proverbios 6:32 – 33) 

El hombre que ama la sabiduría alegra a su padre; Mas el que frecuenta rameras perderá los bienes. (Proverbios 29:3)

Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios. (Hebreos 13:4)

Pero, en vista de tanta inmoralidad, cada hombre debe tener su propia esposa, y cada mujer su propio esposo.  El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer con su esposo. La mujer ya no tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposa.  No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y solo por un tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo contrario, pueden caer en tentación de Satanás, por falta de dominio propio. (1 de Corintios 7: 2 – 5)

Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio. (Mateo 5:32)

Versículos Bíblicos más generales

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. (Génesis 2:24)

Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos. Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa;Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa. (Salmos 128 1:3)

Encontrar esposa es encontrar lo mejor: es recibir una muestra del favor de Dios. (Proverbios 18:22) 

Más valen dos que uno, pues mayor provecho obtienen de su trabajo. Y si uno de ellos cae, el otro lo levanta. ¡Pero ay del que cae estando solo, pues no habrá quien lo levante! Además, si dos se acuestan juntos, uno a otro se calientan; pero uno solo, ¿cómo va a entrar en calor?  Uno solo puede ser vencido, pero dos podrán resistir. Y además, la cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente. (Eclesiastés 4:9 – 12)

Contentamiento es a los hombres hacer misericordia; Pero mejor es el pobre que el mentiroso. (Proverbios 19:22)

Según su sabiduría es alabado el hombre; Mas el perverso de corazón será menospreciado. (Proverbios 12:8)

porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo. (Timoteo 5:8)

El que labra su tierra se saciará de pan; Mas el que sigue a los vagabundos es falto de entendimiento. (Proverbios 12:11)  [La hierba no es más verde en otro pasto…. Cuida, cultiva lo que tienes y obtendrás satisfacción.]

Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. (Colosenses 3:15)

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. (Efesios 4:31)

El que comienza la discordia es como quien suelta las aguas; Deja, pues, la contienda, antes que se enrede. (Proverbios 17:14)

Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; Guarda la ley y el consejo, Y serán vida a tu alma, Y gracia a tu cuello. Entonces andarás por tu camino confiadamente, Y tu pie no tropezará. Cuando te acuestes, no tendrás temor, Sino que te acostarás, y tu sueño será grato. (Proverbios 3:21 – 24)

¡ Que Dios os bendiga !

Traducido por Esther Sovran


¿Le ha gustado esta publicación? Hagan que otra persona disfrute, ¡COMPARTA! ¡Inscríbase en la mailing lista para que no se pierda  ninguna! Para inscribirse, pinche en << seguir >> y escriba su dirección email.

¡Compartir es amar!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario