Pepitas de Sabiduría

Confía tu vida a Jesús

Escrito por Aisha

Es al Señor que debes darle todo tu futuro. Confía en él y él actuará. (Salmo 37: 5)

Uno de los mejores consejos que jamás dar a través de esta plataforma, y ​​tengo el corazón para darle a principios de este año, es: Confíe su vida a Jesús.

¿Qué significa confiarle la vida a Jesús?

Encomendar la vida a Jesucristo es, literalmente, tomar todas las áreas de nuestra vida y elegir depositarlas en sus manos. Es decidir confiar en Él para construir tu vida y llevarte al lugar correcto.  Reconocer su Palabra como la verdad, como la fuente de tu vida y bienestar. Vivir a diario dependiendo solo del Espíritu Santo y la Palabra de Dios.

¿Por qué confiar nuestras vidas a Jesús?

Porque Él es el constructor de nuestras vidas. (Sal 127: 1) Él es el Alfarero inteligente que puede dar forma a nuestras vidas. (I 18: 2)

Siendo el Creador de cada uno de nosotros (Ps 96: 6), Él sabe exactamente de qué estamos hechos, y el propósito por el cual nos ha criado en la tierra. Y debido a que el propósito de nuestras vidas está escondido en Él, nos rendirnos a Él  para que la verdad se exprese plenamente en nosotros.

Si Jehová no edificare la casa, los que la edifican trabajan en vano; Si Jehová no guarda la ciudad, Aquel que la guarda la ve en vano. (Salmo 127: 1)

La casa, en este versículo, simboliza tu vida. Y lo que este versículo nos enseña es que si no es Dios quien construye tu vida, todo lo que hagas es vano o inútil. Si no es Dios quien construye tu matrimonio, todos tus esfuerzos son inútiles. ¡Dale tu vida a Jesús!

Un pequeño testimonio personal

En un momento en mi vida, le di la espalda a Jesús. Cometí muchos errores y malas elecciones durante esta temporada de mi vida. Cuando volví con Jesús, mi vida estaba en ruinas. Estaba llena de sentimientos de rechazo, culpa, vergüenza, remordimiento, baja autoestima, discapacidad, etc. Estaba constantemente atormentada en mi alma, cansada y desanimada. Tuve pensamientos de suicidio algunas veces. A pesar de todos los esfuerzos que hice, no pude arreglar el daño y mejorar.

La paz invadió mi corazón cuando me di por vencida y abandoné la idea de  arreglar mi vida yo sola y me abandoné a Él  enteramente. Mi vida comenzó a cambiar cuando elegí rendirme al amor de Alfarero de Gracia Divina , que repara las brechas, que reconstruye sobre las ruinas y que pone agua en el desierto. Me entregué por completo en Sus diestras manos.Encontré paz en medio de una de las estaciones más oscuras de mi vida cuando me refugié en Él , le di mi vida y le dije: “No sé cómo hacerlo … Tú, construye.”

Somos el trabajo de Dios

Estamos llamados a confiar en Dios porque somos su obra, la obra de sus manos.

Porque somos su obra, habiendo sido creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que las hagamos. (Efesios 2:10)

Cuando me di cuenta de que soy obra de Dios y de que Él es el constructor de mi vida, me rendí y me dejé en sus manos expertas. Mi relación con Dios se ha movido a otro nivel, y mi vida ha cambiado.

No puedo decirte que mi vida es perfecta hoy. Non … Mi vida está “en proceso”. Todavía hay mucho por hacer. No tengo todo. Pero tengo a Jesús. Tengo la paz de Dios, una gran paz me llena ahora, porque sé que mi Dios es el contratista principal, y todo lo que él hizo con sus manos es esplendor. Todas sus obras son grandiosas, admirables, maravillosas. (Ps 92: 6, Ps 139: 14) Y ese es mi futuro.

Te elogio por ser una criatura tan maravillosa. Tus obras son admirables,  Lo reconozco. (Salmos 139: 14)

A partir de ahora, el escenario donde  me encuentre no es importante. Confío en él sin duda,  y me regocijaré cuando vea el final de su obra en mí y alrededor de mí.

¡Confía en Jesús!

Confía en el Señor con todo tu corazón, y no confíes en tu sabiduría; Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus caminos (Proverbios 3: 5-6)

Estoy ansiosa por darte coraje  esta mañana. Confía sin reserva a Dios. Dale tu vida a Jesús. Deja de querer controlar todo o dirigir todo, haciendo todo con tu propia fuerza. No puede haber dos maestros en tu vida.

Si eliges construir tu vida tú mismo, el Señor retrocederá. Cliquez pour tweeter

El resultado es que agotará tu alma y te hará presa fácil del enemigo. Tu trabajo será en vano.

Al comienzo del año, encomendémonos a Jesús. Tomar la decisión de confiar en el Espíritu Santo y tratar de escuchar su voz todos los días, que se realicen los planes de felicidad que Dios ha preparado para ti y tu familia. (Jeremías 29:11)

Porque si no es Dios quien construye tu casa (tu vida, tu matrimonio, tu ministerio …) todo lo que haces es en vano. Confía en él dalel las riendas de tu vida y aprende a depender de Él. Este es el secreto de la felicidad; una felicidad que no depende ni de las circunstancias, ni de los hombres, ni de las condiciones económicas, sino solo de Él. Felicidad perfecta ¿Amén? Jehová da fortaleza a su pueblo; El Señor bendijo a su pueblo y los hizo felices. (Salmos 29:11) Si quieres experimentar la verdadera felicidad, toma la decisión hoy de confiar en Dios con todo tu corazón. Y si aún no le has entregado tu vida a Jesús y deseas hoy abrir la puerta de tu corazón, haz clic en este enlace.

Excelente año 2018!

Dios te bendiga.

¿Te encanta esta publicación? Haz que otra persona la comparta, ¡COMPÁRTELO! Conéctate con la comunidad de suscriptores.

Traducido por Esther Sovran

¡Compartir es amar!
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Partages

Dejar un comentario