Sexualidad

Quiero liberarme de la masturbación

Escrito por Aisha

Soy cristiano, pero la masturbación socava mi vida. Ya he hecho todo para detenerme, pero no puedo deshacerme de la masturbación. Me siento muy culpable cada vez que me caigo en la masturbación. Te escribo porque quiero liberarme de la masturbación. ¿Qué hacer al respecto?

Tengo muchas preguntas sobre la masturbación. La mayoría de los correos electrónicos provienen de personas cristianas, a menudo hermanos, llenos de buena voluntad, pero incapaces de resistir por mucho tiempo la tentación de masturbarse.

Así que comparto públicamente mi respuesta a esta pregunta anónima, para ayudar a todos aquellos que luchan en secreto contra la masturbación.

6 Cosas que debes saber y/o hacer para liberarte de la masturbación

Aquí hay 6 cosas que necesitas saber para estar libre de la masturbación o de cualquier otro pecado crónico.

1/ Lo primero que tengo que decirte, si estás luchando con la masturbación hoy, es que Dios te ama. Eres una persona maravillosa a los ojos de Dios. Y Dios tiene pensamientos amables sobre ti.

Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. (Jeremías 31:3)

2/ No puedes salir de allí por tu cuenta. Si pudieras salvarte a ti mismo, Jesús no habría muerto para salvarte. No necesitarías un Salvador. Así que deja de tratar de arreglártelas solo. Busca ayuda a los pies de Jesús y simplemente recibe la liberación que Él ya ha adquirido para ti, a través de Su sangre!

3/ No te consideres un esclavo de la masturbación. Mírate como una persona libre. Todo empieza en la cabeza. En vez de imaginarte a ti mismo dejándote ir a la masturbación, imagínate completamente libre de ella y lleno de la vida de Dios de acuerdo a Romanos 6:11!

Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. (Romanos 6:11)

Cada vez que te sientas tentado a masturbarte, por ejemplo, di:

“Morí de masturbación. Lo que me unía a la masturbación se rompió en Cristo. En Cristo la masturbación ya no tiene poder sobre mi vida y ya no puede controlarme. Soy libre. Vivo para Dios en Cristo. »

Entonces, ocúpate de otra cosa. Practicar deportes, etc.

4/ Renunciar a toda forma de culpabilidad.

Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. (Romanos 8:1)

La culpa es como ponerle gas al fuego. Cuanto más te sientas culpable, más te caerás. Así son las cosas. ¿Por qué? ¿Por qué? Porque la culpa es el resultado de la meditación negativa. La culpabilidad viene de enfocarse en el mal y en uno mismo, más que en Dios – quién es Él y qué ha hecho por nosotros.

Así que deja de centrarte en el pecado de la masturbación. Enfócate en lo que Cristo es para ti. Es la clave de la victoria.

5/ Ofrecer tu cuerpo a Dios

ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. (Romanos 6:13)

Si realmente quieres ser liberado y ofrecer tu cuerpo a Dios, el Espíritu Santo te liberará y ya no sentirás la necesidad de hacerlo. Lo menciono en este artículo.

Cualquier pecado que escondas te mantendrá cautivo!

6/ Cuéntale a alguien en quien confías por lo que estás pasando

El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. (Proverbios 28:13)

Agradezco al Hermano Celestial por recordarme este punto en su comentario a continuación. El enemigo necesita oscuridad para operar y cualquier pecado que escondas te mantendrá cautivo. Así que habla de lo que estás pasando con una persona madura que puede orar contigo y a quien le informarás sobre tu progreso en esta área. Saque a la luz la situación. Exponer lo que estás pasando a esta persona de confianza te liberará.

Estar en paz

Entonces él se incorporó y le preguntó: —Mujer, ¿dónde están?[a] ¿Ya nadie te condena? 11 —Nadie, Señor. —Tampoco yo te condeno. Ahora vete, y no vuelvas a pecar. (Juan 8:10-11)

Como con la mujer adúltera, Jesús no te condena. Les dice esta mañana: “Vayan en paz. No peques más”.

Así que recibe la paz de Jesús esta mañana. Esta paz que Él te da gratuitamente mantendrá tu corazón y tus pensamientos enfocados en Él. (Filipenses 4:6-8) Y cuanto más te enfoques en Jesús, más te darás cuenta de quién es Él (tu libertador) y de lo que ya ha hecho por ti, menos pensarás en masturbarte, más caminarás en victoria en esta área.

Confíe plenamente en Jesucristo y no confíe en sus propios esfuerzos. Creará en ti la habilidad o fuerza que necesitas para liberarte de la masturbación.

Que Dios los bendiga!

Aisha

¡Compartir es amar!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario